- Este es un blog meramente informativo, no de descargas (lo cual es ilegal). Los textos de todas las entradas (Citas, sinopsis y críticas) han sido redactados por un servidor, tras duras horas de trabajo.
No concedo permiso para reproducirlos en otros blogs. Ya he encontrado casos en los que han sido plagiados sin mi autorización, y no duraré en seguir tomando
las acciones pertinentes en dichos casos.

- Los comentarios están activados para dar la bienvenida a vuestras críticas sobre las películas, siempre que se respeten las opiniones ajenas. Esto quiere decir que no acepto críticas hacia otras opiniones ni faltas de respeto. Tampoco permito "links" en los comentarios. Cualquier comentario que no siga esa directriz será ignorado y eliminado.

jueves, 6 de abril de 2017

LUIS II DE BAVIERA, EL REY LOCO

TITULO ORIGINAL
Ludwig
AÑO DE ESTRENO
1973
DIRECTOR
Luchino Visconti
PRODUCTORES
Dieter Geissler, Ugo Santalucia
GUION
Luchino Visconti, Enrico Medioli
REPARTO
Helmut Berger (Luis II de Baviera), Trevor Howard (Richard Wagner), Silvana Mangano (Cósima von Bülow), Gert Fröbe (Padre Hoffmann), Helmut Griem (Conde Dürckheim), Izabella Telezynska (Reina Madre, María de Prusia), Umberto Orsini (Conde Von Holnstein), John Moulder-Brown (Principe Otto), Sonia Petrovna (Sofía Carlota de Baviera), Folker Bohnet (Joseph Kainz), Heinz Moog (Profesor Von Gudden), Adriana Asti (Lila Von Buliowski), Marc Porel (Richard Hornig), Nora Ricci (Condesa Ida Ferenczy), Mark Burns (Hans Von Bülow), Maurizio Bonuglia (Mayr), Romy Schneider (Isabel de Austria), Kurt Großkurth (Ministro de Finanzas), Anne-Marie Hanschke (Princesa Ludovika)
CINEMATOGRAFÍA
Armando Nannuzzi
BANDA SONORA
Inaplicable
VESTUARIO
Piero Tosi
PAÍS DE ORIGEN
Italia
DISTRIBUIDA POR:
Valoria Films
DURACIÓN
184 minutos

LUIS II DE BAVIERA: “No hay cosa más bella que la noche. Dicen que el culto de la noche, de la luna, es un mito materno. Sin embargo, para mí, el misterio, la grandiosidad de la noche, han sido siempre el reino ilimitado de los héroes."

SINOPSIS
En el año 1864, Luis de Wittelsbach sube al trono de Baviera antes de cumplir los veinte años de edad, convirtiéndose en Luis II de Baviera. Su consejero, el Padre Hoffmann, le confiesa e inculca que debe reinar para el pueblo, siempre siendo temeroso de Dios, lo que denota la educación estrictamente católica que Luis II ha experimentado en su vida. Sin embargo, el nuevo rey tiene la esperanza de traer la felicidad a su pueblo, estando dotado de un carácter generoso. Amante del arte, su primera orden es la de invitar a Richard Wagner, que se convierte en su protegido. De esta forma, Luis II se convierte en mecenas y defensor del arte.
Sin embargo, todos sus más fieles consejeros terminaran por conspirar contra el nuevo rey, que no tardará en ser traicionado por el propio Wagner. 
De entre todos, Luis II siente un amor platónico hacia su prima, la Emperatriz Isabel de Austria, varios años mayor que él. Isabel no tarda en aconsejarle, sintiendo un cariño maternal hacia el joven rey, para que deje de derrochar la fortuna de su reino. Sin embargo, pronto partirá dejándole solo de nuevo. En 1866, Austria y Prusia entran en guerra, y Baviera se alía con los austríacos para terminar por compartir su derrota. Tras esto, la salud mental del rey empeora, sintiéndose también atormentado por su homosexualidad reprimida, y la necesidad de casarse para asegurar la continuidad del trono.

CURIOSIDADES
Cuando Luchino Visconti se encontraba rodando “Muerte en Venecia” (1971), comenzó a plantearse embarcarse en un proyecto de gran ambición, una adaptación de “En Busca del Tiempo Perdido” de Marcel Proust. 
Nicole Stéphane ya se había ofrecido para producir el proyecto, pero varios problemas de financiación provocaron que Visconti terminara por abandonar el proyecto. Fue entonces cuando optó por concentrarse en otro proyecto, sobre el reinado de Luis II de Baviera. Nicole Stéphane no se tomó esto nada bien, llegando a tomar acciones legales contra el director, que inició el rodaje en enero de 1972. La obra de Proust no llegaría al cine hasta 1984, dirigida por Volker Schlöndorff. De esta forma, la película de Visconti se convirtió en la tercera de su Trilogía sobre Alemania tras “La Caída de los Dioses” (1969) y “Muerte en Venecia” (1971).
La película fue rodada en Múnich y otras partes de Baviera. Las escenas exteriores se rodaron en la Residencia de Múnich, el Castillo Berg, la Kaiservilla de Bad Ischl, Neuschwanstein, Linderhof, el Castillo de Hohenschwangau, el Palacio de Herrenchiemse, y el Lago Starnberg. Las escenas interiores se rodaron en los estudios romanos de Cinecittà. Tras haber interpretado a la Emperatriz Isabel de Austria en la trilogía de “Sissi” de la década de 1950, Romy Scheneider había declarado que no quería tener nada más que ver con la emperatriz austriaca. 
El motivo era que aseguraba que el personaje había arruinado su carrera como actriz, ya que solo le ofrecían papeles románticos a partir de aquel entonces. Sin embargo, Schneider accedió a interpretar al personaje una vez más como favor personal a Luchino Visconti, que era un gran amigo suyo. Para compensarla, el personaje de Isabel de Austria fue abordado de forma más seria y menos “ñoña”.
La película carece de banda sonora, y se limita a hacer uso de composiciones de Richard Wagner, Robert Schumann y Jacques Offenbach. El proyecto inicial contaba con hasta algo más de cuatro horas de metraje, por lo que Visconti tuvo que realizar serios cortes. Tras esto, y para que la película siguiera siendo comprensible, tuvo que recurrir a distintos narradores que habrían formado de la parte del monarca. De esta forma, estas intervenciones servían para conectar los diferentes segmentos del film. 
La crítica se mostró dividida, mostrándose negativa por el exceso de metraje y lo presuntuoso del proyecto, aunque el tiempo ha generado críticas mucho más favorables.

LO MEJOR
La película realiza un exhaustivo recorrido por el reinado de Luis II de Baviera, desde su comienzo hasta su final. La verdad es que me quedé bastante fascinado y atento, a pesar de haber visto la versión de cuatro horas. Debo comenzar reconociendo que Helmut Berger realiza una interpretación sobresaliente, a menudo intensa y fascinante, llevando al espectador a plantearse su supuesto descenso a la locura, o desarrollar la explicación que más considere a la vida del monarca. Sin mencionarse la homosexualidad, Berger deja claramente patente la angustia del rey al reprimirla, con escenas magistrales y cuidadosas.
No quiero acabar sin mencionar a Romy Scheneider, de quien siempre fui fan en la trilogía de “Sissi”. La actriz reexamina al personaje que la hizo famosa, acercándolo más a una visión real.

LO PEOR
El único problema es el exceso de duración, que provoca que en determinados momentos la película tenga alguna escena tediosa y extremadamente estirada de forma innecesaria. Algunos diálogos también se hacen eternos sin aportar excesivamente demasiado.

MI CALIFICACIÓN
8/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario